Tag Archives: Casino

El día que casi, casi, casi me hago millonario en Camboya

Esa mañana me levanté muy temprano. River jugaba la primera final de la Copa Sudamericana contra Atlético Nacional en Colombia, y por culpa de la gran diferencia horaria tuve que despertarme a las 6:30 hs. de la mañana. Por suerte el resultado, aunque parecía que podría haber sido una catástrofe, terminó siendo bastante positivo para mi equipo. Ese empate uno a uno de visitante dejó una sensación extraña, medio rara en mí.

Por algún motivo, no sabría explicar cuál pero podría atribuírselo a ese “tremendo” gol de Pisculichi, me sentía algo afortunado. Con suerte, digamos. Así que después de un largo chapuzón en la pileta de mi hostel –en lugares como Camboya por 5 dólares se puede vivir como un rey-, decidí aventurarme y salí a recorrer las calles de Phnom Penh, la capital del país, con la esperanza de encontrar una nueva experiencia asiática.

Me habían hablado mucho de Phnom Penh: es de una de las ciudades más importantes del sudeste asiático, la más grande de todo Camboya, y entre otras cosas alberga el museo del genocidio camboyano que según me habían dicho era algo impactante. También los famosos “killing fields”, los campos de la muerte donde algunos “turistas” disfrutan disparar una ametralladora AK 47 por primera vez –por cierto, una de las cosas más estúpidas e innecesarias que vi en mi vida. Y por supuesto también está repleto de templos, grandes mercados y una linda vida nocturna que estaba dispuesto a disfrutar.

Continue reading El día que casi, casi, casi me hago millonario en Camboya

Perdidos en Tokio: La teoría

Lo conocí de casualidad. Quizás por una de esas casualidades del destino o simplemente porque apareció ahí, en la cocina del Ace Inn de Tokyo, un hostel capsula ubicado en una zona muy céntrica de Tokyo. Yo estaba tomando una cerveza pensando qué hacer de mi noche. Las opciones no eran muchas: o me arriesgaba solo y salía a ver qué me deparaba la reconocida noche de Shinjuku, o guardaba mis energías para el viernes y buscaba una opción menos aventurada. Entre tanto dilema y poca respuesta lo encontré a él, uno de esos personajes que hacen que tu vida sea más entretenida aunque sea por unos instantes.

Tenía puesta una camisa blanca que resaltaba con su color de piel negro. Miraba su tablet como si nada en el mundo fuera mejor que esos 15 centímetros de pantalla táctil y sonreía cada vez que un sonido extraño se escapaba de los parlantes de su “surface”. Yo abrí mi cerveza, como si nada más importara en ese momento que la fría sensación de la malta japonesa bajar por mi garganta. Él miró, seguramente esperando que yo le ofrezca aunque sea un trago de mi refrescante y económica Sapporo.

Continue reading Perdidos en Tokio: La teoría